Desde casa con cariño…

¿Habéis descansado? …hoy podríamos hacer concurso de quién se ha levantado más tarde :) :)

Esperamos que el reencuentro familiar haya ido bien… ahora tenéis mucho, mucho que contar.

Agradeceros a todos los acampados el gran campamento que hemos podido disfrutar gracias a vosotros. A vuestras familias por la confianza, y por todas las muestras de cariño y afecto que nos brindasteis a la llegada, tanto el Sagunto como en Albacete. Sois fantásticos.

Aquí se acaba el grupo Espiga por este curso. Prometemos volver en septiembre con espíritu renovado y ganas de seguir sirviendo y anunciando. nuestras cabecitas no paran, y ya están pensando en como mejorar los grupos, convivencia, encuentros, proyectos de voluntariado y por supuesto el campamento.

Un abrazo de todos los que formamos el GRUPO ESPIGA: Hna. Lola, javi C, Manu, Sento, jordi, Carla, Alex, Emma, Víctor, Marta B, Marta S, Judit, Miriam, Jaime, Javi R, Silvia, Irene, Sara, Julia, Migue, Fede, Leti, Gema, María N, Álvaro, Remei, María L, Ángela, Javi G, Elena, Eva, Helena, Marta M, Amaia, Pablo, David, Raquel, Andrea, María J, Ana, Carol, Tamara, Almudena y María G.

Nos despedimos con el salmo con el que terminó el CAMPAESPIGA 2015… nos vemos a la vuelta del verano… concretamente, con convivencia para todos los cursos el 16 y 17 de octubre de 2015 (no digáis que no avisamos con tiempo:)

 

Es nuestra oportunidad de dar gracias: GRACIAS SEÑOR.

Han sido muchos juegos, reflexiones, caminatas,

todos los ratitos han estado acompañados de alguno de tus mandatos:

cada día ha sido una oportunidad… de amar, de anunciar, de explorar…

queremos agradecer todo lo que ha pasado en este campamento.

Por todos los amigos que ya traíamos y por los que hemos hecho,

por cada uno de los monitores,

por el personal que nos ha atendido con tanto cariño.

Ha sido inmejorable y nuestro corazón se alegra de ello.

 

Cada uno de nosotros ha dado lo mejor de sí mismo,

cada uno se lleva recuerdo imborrable,

cada uno vuelve a su casa satisfecho de esta experiencia.

Señor, que tu luz guíe nuestra vida. ¡Que siempre sea nuestra oportunidad!

 

Aquí están nuestras señales que nos marcan la dirección,

la dirección que tú nos recomiendas.

Ayúdanos a no perder las oportunidades que nos ofreces de caminar a tu lado

y de seguir viviendo la oración, el servicio y la vida de comunidad que nos propones.

Sin duda siempre es nuestra oportunidad de ser felices.

Es nuestra oportunidad de dar gracias: GRACIAS SEÑOR.

 

FELIZ VERANO

22